jueves, 31 de mayo de 2012

INTERVENCIÓN PEDAGÓGICA POR TIPO DE TALENTO


<><><><><><>
TIPO DE
TALENTO
  INTERVENCIÓN       
PEDAGÓGICA
TALENTO SOCIAL: Se caracteriza por disponer de amplios recursos de codificación y toma de decisiones referidos al
procesamiento de la información social.
El rasgo más característico de las personas con inteligencia social es su habilidad para interactuar con sus compañeros y adultos. Gardner distingue dos tipos de talentos sociales: el talento intrapersonal (incluye autorreflexión, metacognición y autopercepción) referido al conocimiento que tiene una persona de sí misma y el talento interpersonal referido a la capacidad que tiene la persona para relacionarse con los demás de forma eficaz.
La intervención para paliar los posibles problemas que este tipo de talentos pueden causar en el aula podría consistir en aprovechar sus habilidades sociales para tareas en grupo; además, se puede propiciar su mediación en la integración de otros compañeros.
TALENTO MATEMÁTICO: Las personas con este tipo de talento se caracterizan por disponer de elevados recursos de representación y manipulación de informaciones que se presentan en la modalidad cuantitativa y/o numérica. Suelen representar cuantitativamente todo tipo de información, bien sea matemática o de otro tipo.
Las personas que poseen un buen razonamiento matemático disfrutan especialmente con la magia de los números y sus combinaciones, son personas capaces de encontrar y establecer relaciones
entre objetos que otros no suelen encontrar.
La intervención para el talento matemático debería centrase en la ampliación de tareas y
contenidos de tipo cuantitativo. Los padres han de tener en cuenta que, además de las actividades de carácter matemático, han de ofrecer experiencias que incluyan diferentes áreas o dominios (lengua, ciencias sociales, naturales, etc.).
TALENTO LÓGICO: La configuración cognitiva es muy parecida a la del talento creativo, pero la funcionalidad que hace de sus recursos es mucho más elevada, puesto que influyen tanto parámetros culturales como
escolares
Académicamente no suelen presentar ningún problema importante, pero las dificultades las
encuentran en la interacción con sus compañeros, precisamente por el rigor que tienen para aplicar normas y reglas.
Los maestros deben conceder especial atención a las interacciones sociales de estos alumnos e intervenir de forma preventiva.  
Los padres deben enseñar actitudes de respecto, tolerancia y consideración de perspectivas y puntos de vista diferentes. También deberían insistir en la enseñanza de hábitos de estudio.
TALENTO VERBAL: Los alumnos con talento verbal son aquéllos que muestran una extraordinaria inteligencia lingüística, que se concreta en una gran capacidad para utilizar con claridad las habilidades relacionadas con el lenguaje oral y escrito.
El buen dominio que tienen de los instrumentos lingüísticos favorece su rendimiento escolar.
La intervención en estas personas hay que centrarla en ayudar a complementar la representación verbal con otras formas de codificación.
También suele dar muy buenos resultados presentar trabajos que exijan obtener información de diferentes fuentes documentales y de manera autónoma.
Los profesores deben tener en cuenta que, aunque la capacidad verbal es una ayuda muy importante para el aprendizaje académico, la inteligencia se compone de otros recursos.
Los padres deben facilitar el acceso a la información mediante recursos verbales (revistas, libros, periódicos) y proponerle tareas que exijan usar palabras nuevas propiciando el uso de códigos.
TALENTO ESPACIAL: Los alumnos con este tipo de talento destacan por sus altas habilidades para entender y recordar las relaciones espaciales entre objetos: facilidad para manipular imágenes en el espacio; capacidad para visualizar cómo separar y relacionar partes de un complejo sistema físico en el espacio.
Suelen manifestar gran capacidad para percibir, modificar y transformar imágenes. Manifiestan grandes capacidades espaciales combinadas con una excelente visualización para aprender.
Padres y profesores deberían tener en cuenta que los talentos espaciales necesitan tareas que contengan una fuerte carga y modalidad pictórica y visual.
Los profesores deberían proporcionarles materiales que exijan diseñar diagramas y gráficos para representar la información.
TALENTO CREATIVO: Los talentos creativos son aquellos cuyo funcionamiento cognitivo manifiesta poca linealidad, suelen tener una gran capacidad para explorar las diferentes alternativas para resolver problemas, su pensamiento es dinámico y flexible y su organización mental es poco sistemática.
Cabe esperar que la creatividad no esté únicamente asociada a la producción artística, sino que es un recurso de uso general, de la misma manera que sucede con la lógica.
La intervención en el caso del talento creativo hay que orientarla a proporcionarles estrategias que les sirvan para utilizar recursos cognitivos alternativos a la creatividad y ofrecerles procedimientos de representación y procesamiento de la información de acuerdo a los productos escolares.
Los profesores han de ofrecer tareas que exijan el pensamiento divergente, sin olvidar tareas que impliquen utilizar el razonamiento lógico. Los padres deberían procurar enseñar reglas y normas sociales para prevenir posibles problemas de disciplina.
Nunca el bajo rendimiento debería asociarse a desinterés o vagancia.
TALENTO ACADÉMICO: Es un tipo de talento complejo, en el cual se combinan recursos elevados de tipo verbal, lógico y
de gestión de la memoria.
Los talentos académicos manifiestan una gran capacidad para almacenar y recuperar cualquier tipo de información que se pueda expresar verbalmente, suelen tener además una buena organización lógica.
Las funciones que manifiestan los talentos académicos son idóneas para los aprendizajes formales. Suelen trabajar bien con tareas verbales, numéricas, espaciales, de memoria y de razonamiento, consideradas todas ellas capacidades mentales primarias, necesarias para lograr el éxito académico.
Para la intervención se aconseja que se les ofrezcan programas de extensión y enriquecimiento curricular, procurando que dichos programas insistan en profundizar en los contenidos curriculares, no avanzar tareas y materias de cursos posteriores.
Los profesores deben disponer de actividades y temas de enriquecimiento, ajustadas al ritmo de aprendizaje tan rápido que tienen, lo que no significa trabajar contenidos de cursos posteriores; más bien trabajar temas y contenidos a un nivel más profundo.
Los padres deben procurar no facilitarles materiales ni actividades propias de cursos
posteriores, aunque el niño pueda realizarlas. Deben apostar por una profundización de contenidos curriculares o facilitarles materiales y actividades extracurriculares.
TALENTO ARTÍSTICO FIGURATIVO: La configuración intelectual que subyace en el talento artístico se fundamenta en las aptitudes espaciales y figurativas y los razonamientos lógicos y creativos.
Es propio de los individuos que manifiestan una gran capacidad para percibir imágenes internas y externas, transformarlas, modificarlas y descifrar la información gráfica. No todos los alumnos que muestran capacidades visuales exhiben las mismas habilidades.
El talento artístico–figurativo, al igual que el académico, es un talento complejo en el cual la interacción de esas habilidades resulta crítica.
La intervención se centraría en lograr una mayor motivación escolar. Además, se puede
proporcionar tareas figurativas (dibujos o gráficos) y realizar pequeños ajustes curriculares.
Los profesores deben proporcionar actividades figurativas en las tareas habituales del currículo, como ayuda a la representación o expresión de informaciones.
No se ha de olvidar que será difícil obtener niveles muy elevados de motivación, razón por la cual no es necesario presionar demasiado en este sentido.
Los padres deben entender que la creatividad y el tipo de actividades artístico–figurativos son útiles y comportan además respeto de normas y disciplina.
SUPERDOTACIÓN: La configuración cognitiva de la superdotación se caracteriza por la disposición de un nivel bastante elevado de recursos de todas las aptitudes intelectuales.
La evolución de la superdotación es lenta y compleja, siendo difícil que se manifiesten los procesos e interacciones más sofisticados antes del final de la adolescencia.
A pesar de ello, las aptitudes básicas, tal y como se miden a través de los tests de inteligencia, se pueden evaluar a partir de los 12 años.
La inteligencia social, motriz o emocional
también forma parte de la superdotación. Éstas deberían ser evaluadas con tests apropiados (CASTELLÓ, 2002).
El perfil del superdotado suele ser su gran flexibilidad, lo que significa una buena aptitud para tratar con cualquier tipo de información o manera de procesarla.
Suelen ser alumnos que disfrutan con situaciones complejas, que exigen utilizar recursos diferentes de manera simultánea. Para la intervención se aconseja la extensión curricular orientada a temas transversales, así como actividades que recojan materias referidas a las diferentes áreas curriculares y que exijan trabajo independiente y autónomo.
Es conveniente también diseñar actividades que impliquen aprendizaje cooperativo donde el
superdotado pueda actuar como mediador.

FUENTE:  FERRÁNDIZ, Carmen; PRIETO, María Dolores; FERNÁNDEZ, Mª Carmen; SOTO,Gloria; FERRANDO, Mercedes; BADÍA, Mª del Mar
"Modelo de identificación de alumnos con altas habilidades de Educación Secundaria"
Revista Electrónica Interuniversitaria de Formación del Profesorado, vol. 13, núm. 1,
abril, 2010, pp. 63-74
Asociación Universitaria de Formación del Profesorado


España

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada